Formación ante nuevos retos

Foto de dos alumnos

17.Abril.2015

Formación

Sin duda, el mayor reto al que se enfrenta un niño o niña con sordera a lo largo de su vida es recibir su formación en igualdad de condiciones y oportunidades que sus compañeros.
 
Gracias al Programa de la Detección Precoz de la Sordera Infantil, aprobado en 2003 por consenso del entonces Ministerio de Sanidad y Consumo y las Comunidades Autónomas, junto con el trabajo continuado de la Comisión para la Detección Precoz de la Hipocausia-CODEPEH, de la que FIAPAS forma parte, hoy en día los niños y niñas sordos con una correcta atención temprana, incluyendo la adaptación protésica y la intervención logopédica especializada, pueden desarrollar el lenguaje oral, llave de sus futuros aprendizajes.
 
Esta fase previa, por tanto, es crucial ya que va a proporcionar las herramientas necesarias al niño sordo para iniciar su escolarización. 
 
Una adecuada y suficiente competencia en la lengua oral de su entorno constituye el punto de partida para afrontar su etapa escolar, permitiéndoles acceder a la lectoescritura de forma eficaz y en la edad evolutiva que corresponde. Pues, no debemos olvidar que, en gran medida, su autonomía personal futura estará condicionada por el rendimiento escolar del presente posibilitándoles elegir su futuro profesional en función de su vocación.
 
El principal reto en esta materia para el profesorado  es la actualización competencial y la formación específica para atender las necesidades del alumnado con sordera, a las que hay que responder con los recursos disponibles en el centro que, por lo general, suelen ser insuficientes. Pocos centros cuentan con productos de apoyo a la audición y a la comunicación oral como sistemas de frecuencia modulada o bucles magnéticos y menos con un material audiovisual correctamente subtitulado.
 
Como publicábamos en nuestro último “Estudio FIAPAS sobre la situación educativa del alumnado con discapacidad auditiva”, se hace conveniente definir las políticas educativas relativas al alumnado con sordera y realizar la planificación de recursos sobre el análisis de datos de investigación rigurosamente evaluados, con objeto de que aquel alcance su máximo desarrollo potencial, facilitándole los recursos necesarios desde el mismo momento de la detección de la sordera.
 
Desde FIAPAS hemos estado preocupados siempre por la experiencia y la formación específica del profesorado, implicando al mismo tiempo a las familias en el desarrollo tanto personal, como educativo de sus hijos e hijas con sordera. Así, trabajamos en esta dirección ofreciendo un plan de formación específico para personal docente en activo y editando materiales especializados, en el marco de un Convenio de Colaboración que anualmente firmamos con el Ministerio de Educación.
 
Esta labor de formación y dirigida a la toma de conciencia, debe alcanzar a todos los miembros de la comunidad educativa: profesorado, compañeros, familias, personal no docente…, con el fin de favorecer la máxima inclusión a todos los niveles, provocando un efecto multiplicador en el entorno más allá del propio centro y de las actividades escolares.
 
José Luis Aedo Cuevas
Presidente de FIAPAS
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar