Caminando hacia la utopía

Cartel del Día Mundial de la Salud Mental 2017, en el que se lee: "Trabajar sin máscaras, emplear sin barreras"

10.Octubre.2017

Derechos

Hoy escribo aquí en calidad de representante del colectivo En Primera Persona de Salud Mental España. Esto significa que mi responsabilidad es ser la voz o las voces de miles de personas que por desgracia o por las circunstancias actuales del ámbito de la salud mental no están siendo escuchadas. Y esto no es por otra  causa que por una cuestión de derechos...

El estigma, los prejuicios, la falta de oportunidades laborales, la coerción, la discriminación, etc, hacen que se dificulten mucho nuestros proyectos de vida. Vivimos situaciones de desventaja diariamente. Cuestiones como recibir o no un diagnóstico o el tratamiento farmacológico al que nos sometemos  se convierten en barreras que hacen  que lo tengamos mucho más difícil que personas que están en una posición más privilegiada. Lamentablemente, las luchas y las desigualdades también siguen existiendo en muchos aspectos por razón de clases sociales.

Igual que las personas con algún tipo de diversidad funcional, de las que podríamos decir que tienen limitaciones, éstas  no vienen dadas por su condición física sino porque las personas privilegiadas no las han tenido en cuenta, por ejemplo, para el desarrollo de las infraestructuras como aceras, edificios, etc, con lo que han sido las personas privilegiadas quienes han levantado muros (discapacidades) alrededor de ellas. Esto significa que la auténtica razón de la discapacidad es provocada por la propia sociedad. Por todos y todas.

Los seres humanos somos personas diversas, pero no por ello debemos tener más o menos privilegios, más o menos derechos o más o menos barreras. Una de las herramientas fundamentales que debemos tener al alcance para lograr esa igualdad es la participación en todos los ámbitos de la vida donde se está produciendo una desigualdad. Con el apoyo de todas las personas de nuestra sociedad seguiremos diciendo: “Nada para nosotras sin nosotras".
La visibilización y participación del colectivo en este cambio social es imprescindible.

Mi camino hacia la recuperación ha sido aceptarme y poder ser aquello que quiero ser, con todo lo que me caracteriza y diferencia y no ser excluido o autoexcluirme por ello. Contribuir a la construcción de un mundo mejor poniendo mi grano de arena. Quiero pensar que la utopía está en que todas las personas podamos sentirnos incluidas y aceptadas sin condición ni discriminación, y en el respeto hacia nuestros derechos como cualquier ser humano. Sé que aunque parezca algo simple hoy por hoy resulta utópico, pero como ya dijera Fernando Birri: “La utopía está en el horizonte, yo sé muy bien que nunca la alcanzaré, porque si yo camino diez pasos ella se alejará diez pasos, ¿para qué sirve la utopía entonces? Para eso nos sirve, para caminar, para avanzar”.
 

 

Enrique González Camacho,

presidente de AFES Salud Mental

y miembro del Comité Pro Salud Mental en Primera Persona.
 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar