Trabajando por la normalización

Foto del proceso de creación de los personajes de ON Fologüers

20.Octubre.2017

Ocio y Cultura

Justo hoy que debía escribir este artículo, a mi hija, al salir del cole, le ha dado por jugar a ser ciega por la calle con su paraguas a modo de bastón. La verdad es que vengo de una cultura del respeto y al principio me ha dejado descolocado. Me parecía de mal gusto, como una burla a las  personas ciegas. Supongo que vendrá de algo que me dijeron de pequeño. Incluso de ciertas cábalas de mi pueblo que te dicen que trae mala suerte.
 
Ante tal desconcierto, he pensado que en verdad, lo que se presentaba era una manera increíble de educarle. Ella ha sentido la importancia de los circulitos en los pasos de cebra… los pajaritos que te avisan de que se puede cruzar… la mano que te lleva y en la que confía plenamente. Esta niña al ver día tras día cómo nacen los On Fologüers, tiene completamente normalizada la discapacidad y espero que así siga, aun más. Este contacto directo con la discapacidad es lo que nos hace precisamente normalizarla, encontrarnos cómodos frente a ella e incluso, en ocasiones, soltar algo de humor. 
 
Como dice el maestro Kike San Francisco en nuestra querida serie: “Si lo haces con cariño y sin ánimo de ofender, ¡no hay problema! “
 
Tengo la suerte de poder ayudar, en ocasiones, a Fundación ONCE a difundir sus mensajes. No son cosas tangibles, sino ideales, formas abstractas que buscan la concienciación desde el respeto, el igual a igual. Creo que es de lo que me siento más orgulloso en mi trabajo. La honestidad de su mensaje.
 
He tenido la suerte de conocer la discapacidad tras el parapeto laboral. Normalmente necesito distanciarme mucho del tema para ver con claridad por donde atacar cada proyecto. Con la discapacidad debía hacer lo mismo para no caer en continuos tópicos. Teníamos claro que queríamos hacer proyectos frescos. De ahí nació ON Fologüers. Una idea en la cabeza de Juan Carlos que tuve la suerte de poder darle forma junto a él. No os imagináis lo que ha supuesto para mí a nivel personal. Una pérdida de miedos, de incomodidad frente a este tema. Un máster para mí. Un título personal del que me siento muy orgulloso.  
 
El hecho de que CERMI haya dirigido uno de los premios hacia nuestra serie supone un sentimiento de que algo hemos hecho bien; que se ha entendido que el tono que buscábamos en un principio era el adecuado.
 
Pienso que todo el mundo necesita un contacto directo con la discapacidad. Los medios y Redes sociales son un canal increíble para hacer llegar ese mensaje de normalización. Un  diálogo constante con la discapacidad hará que dejemos de verla con miedo, limitaciones y aprendamos de una vez, que cada uno de nosotros tiene sus propias capacidades. Cada persona es única, sin más.  Nuestro principal objetivo es no poner más barreras, sino destruir la físicas y las mentales. Sólo así podremos convivir con ella de una forma natural y sin tapujos.
 
Este discurso de Fundación ONCE ha penetrado en mí y como mi profesión impera, lo único que puedo hacer es tratar de transmitirlo de la forma más bella posible y ¿Cómo no? Con humor. Si en alguno de mis trabajos no lo he conseguido, al menos me quedará un consuelo. He podido contribuir a que una niña de seis años vea la discapacidad con otro prisma diferente al que en el pasado me pusieron a mí ¡Sigamos!
 
Rubén Mateo
Animador y director de ON Fologüers
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar