Sinhogarismo y personas sin hogar.

Hombre en situación de sinhogarismo

02.Enero.2018

Derechos

En estas fechas navideñas es frecuente encontrar noticias sobre personas sin hogar en los medios de comunicación, ya sea como protagonistas de cenas de gala benéficas o de las campañas de frío que ponen en marcha diferentes ciudades habilitando espacios de pernocta para refugiarse del frío durante la noche. Sin embargo, el mejor sitio para cenar en Navidad y para dormir todas las noches, en invierno y en verano, es un hogar. Las personas sin hogar no necesitan caridad o soluciones basadas en la emergencia climática; necesitan una vivienda.

Se habla mucho de personas sin hogar y poco de sinhogarismo.
Este fenómeno, que está directamente relacionado con la desigualdad y la vivienda, afecta a unas 31.000 personas en España. Son personas que ven limitado su acceso a la vivienda, a la salud o a una vida segura. Hay pocos datos, pero se estima que unas 8.000 personas viven y duermen cada día directamente en la calle sin acceder a los recursos que ofrecen los servicios sociales. Las personas en situación de sinhogarismo tienen menor esperanza de vida que las que disfrutan de alojamiento estable. Así,  el 41% de ellas tienen graves problemas de salud, el 51% han sido víctimas de un delito y cada seis días muere una persona sin hogar en la calle. Su tasa de discapacidad es cinco veces superior a la que se da en la población general en el mismo rango de edad.

Vivir en la calle de forma permanente implica que no puedes cuidar adecuadamente tu salud o recuperarte de una enfermedad, tampoco proteger tu vida, ni poder prepararte para una entrevista de trabajo, alimentarte, asearte o dormir adecuadamente. El 44% de las personas en situación de sinhogarismo lleva más de tres años en esta situación.

¿Qué soluciones se están llevando a cabo para dar respuesta a este fenómeno? El sistema de atención a personas sin hogar en España no está consiguiendo reducir el problema, más bien los datos dicen que el problema crece. Hasta el año 2015, cuando se aprobó la primera Estrategia Estatal Integral para las Personas sin Hogar, no había ningún plan en España dirigido a la solución de este problema. En RAIS (www.raisfundacion.org) pensamos que es posible acabar con el sinhogarismo. Por ejemplo,  el programa Hábitat de alojamiento con apoyo,  que utiliza la metodología Housing First, está ofreciendo resultados muy positivos. En el mismo sentido, diferentes experiencias internacionales basadas en este enfoque apuntan a que es un problema abordable desde las políticas públicas y que tiene solución. ¿Y si empezamos por la vivienda?


Luis Carlos Perea
director de Causa de RAIS


 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar