La lectura ¿un derecho accesible?

Imagen compuesta por un libro abierto y el siguiente texto: "¿Por qué tú puedes leer y yo no?

23.Abril.2018

Derechos

El 23 de abril celebramos el Día Internacional del Libro. Esta conmemoración se hace desde 1996, año en que fue promovida por la UNESCO para recordar a tres grandes autores, Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. Todos ellos  grandes genios del libro y que coincidieron en dejar este mundo ese día de 1616.

Con el Día del Libro se pretende fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad industrial por medio del derecho de autor. Además, cada año la UNESCO nombra una ciudad como Capital Mundial del Libro; el año 2001 lo fue Madrid, y este año 2018 lo es Atenas.

El libro es una de las mejores joyas materiales realizadas por el hombre. Las grandes obras de literatura, son eternas, y perdurarán en el tiempo, tanto como el género humano.
    
Pero, ¿tenemos todas las personas el mismo acceso a la lectura? Es evidente que las personas con discapacidad no han tenido las mismas posibilidades que el resto de la población para acceder a ella. La tecnología ha sido un gran aliado en este sentido, y gracias a programas informáticos que convierten el texto en audio, hoy en día, cualquier persona invidente puede escuchar cualquier obra.

Sin embargo, ¿ocurre lo mismo con la discapacidad intelectual o del desarrollo? La dificultad de los textos impide, en la mayoría de los casos, que estas personas puedan acceder a la lectura. Gracias a la metodología de la lectura fácil algunos libros ya se están adaptando y se está incentivando la lectura a través de importantes iniciativas como el Club de Lectura de Plena inclusión (http://planetafacil.plenainclusion.org/club/).

Las organizaciones del CERMI tenemos la obligación de facilitar a todas las personas con discapacidad que puedan disfrutar de la lectura como un derecho reconocido en la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, en su artículo 30, donde se habla de la “participación en la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte”, y su derecho a acceder “a material cultural en formatos accesibles”.

Esperemos que muy pronto, la accesibilidad cognitiva, se culmine a nivel legislativo para que la accesibilidad universal sea completa. Sin el reconocimiento de este derecho, seguirá faltando la puerta de entrada para dignificarlo como un derecho de primer nivel. Sin duda, desde el CERMI estamos trabajando para que así sea.
 

 

Luis Perales
Presidente de la Comisión de Cultura inclusiva
CERMI

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar