Espacios naturales para todos

Imagen de una persona en silla de ruedas en un espacio natural

24.Mayo.2019

Accesibilidad Universal

Los espacios naturales han sido durante mucho tiempo terrenos “vetados” para las personas con discapacidad, especialmente física, debido a su propia orografía.
 
En 2011 PREDIF editó una guía donde ofrece información sobre Espacios Naturales Accesibles. En ese momento, apenas existían iniciativas que impulsaran el turismo accesible en la naturaleza y muchas personas con discapacidad ni siquiera se habían planteado el binomio naturaleza-accesibilidad.
 
Los criterios para adecuar los espacios naturales deben ser los mismos que en otro tipo de entornos. Las personas con discapacidad que acudimos a un espacio natural debemos tener las mismas expectativas que quien no tiene discapacidad. Nosotros visitamos estos entornos para disfrutar de ellos, por lo tanto, no deberíamos tener que pensar en la accesibilidad. Como turistas, queremos disfrutar de todos los entornos con seguridad, comodidad y autonomía.
 
Personalmente me encanta coger mi handbike y a mi familia y adentrarnos en la naturaleza a descubrir nuevos paisajes. Cada vez son más los recursos naturales que nos dan la opción de visitarlos, con itinerarios de madera o compactados para sillas de ruedas, pasarelas, cartelería en braille, zonas de descanso, zócalos de seguridad, barandillas…
 
Mi última excursión a un espacio natural ha sido a los embalses de Leurtza, en el Pirineo navarro, un placer para los sentidos. Son dos lagos de montaña que se encuentran entre hayedos, en un paisaje de cuento, donde puedes oír a los pájaros y poco más, ya que estás en el corazón de un valle. Nada más llegar hay una plaza de aparcamiento para personas con movilidad reducida y desde allí mismo puedes empezar la parte accesible del sendero, que son unos dos kilómetros. Además, hay un merendero, un baño accesible y una zona arbolada repleta de cajitas para murciélagos. 
 
El tramo accesible está señalizado con un zócalo de seguridad de madera, y el camino es de tierra compactada que permite el acceso a las sillas de ruedas de manera cómoda. Las rampas disponen de barandilla, aunque si no llevas handbike necesitas de la ayuda de otra persona para evitar resbalar.
 
Las personas con discapacidad tenemos que acercarnos a los espacios naturales, ahora que tenemos la oportunidad, y solicitar a las administraciones que a los que aún no podemos acceder, trabajen en hacerlos inclusivos para todas las personas.
 
Francisco J. Sardón Peláez,
presidente de PREDIF
 
 
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar