Voluntari@s para hacer frente a la soledad no deseada

Imagen de un grupo de voluntarios mayores en una actividad de Lugo

03.Diciembre.2019

Movimiento asociativo

Para muchas personas, el principal problema al que han de hacer frente durante su vejez se llama soledad, una cuestión que, unida a la disminución de su autonomía personal o a la discapacidad, las condena a ser más vulnerables a las situaciones de aislamiento social y desarraigo.
 
Estas situaciones se incrementan con las barreras sociales y arquitectónicas que siguen existiendo, a pesar de que el 4 de diciembre de 2017 expiró la moratoria para el cumplimiento del Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprobó el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social.
 
Según el último informe sobre Accesibilidad publicado por el Barómetro “Mayores UDP”, el 25,5% de las Personas Mayores tienen problemas de accesibilidad al transitar por los espacios públicos, acceder a su vivienda o dentro de su vivienda. 
 
Es aquí donde el voluntariado puede jugar y juega un papel fundamental como ayuda complementaria a las ofrecidas por las administraciones públicas, que en muchas ocasiones por falta de medios no llegan a todas las personas que requieren de algún tipo de ayuda. A través del Voluntariado de UDP ayudamos a soportar esas situaciones de soledad de muchas personas mayores, con discapacidad o dependientes, charlando, leyendo libros o ayudándoles a disfrutar de un paseo, y suponen un complemento a la labor que hacen los servicios sociales.
 
Nuestras personas voluntarias, el calor humano, el ambiente social y los lazos de amistad que se generan durante las actividades de voluntariado ejercen una gran influencia sobre el grado de autonomía e independencia de la persona usuaria, fomentando su convivencia y bienestar, en su entorno habitual.
 
El Voluntariado de UDP también permite otras líneas de actuación. Así desde hace unos años, nuestros compañeros y compañeras del Voluntariado UDP en Lugo están colaborando junto con Auxilia en una campaña de concienciación para reflejar los problemas a los que se tienen que enfrentar personas en situaciones de dependencia, con problemas de movilidad o con discapacidad. 
 
El lema de este año, en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad,  es Empoderar a las personas con discapacidad. La Agenda 2030 se compromete a "no dejar a nadie atrás". Y para ello hay que garantizar su integración e igualdad.
 
Desde el Voluntariado de UDP, gracias a nuestra red de voluntarios y voluntarias, trabajamos para que así sea: no dejar a nadie atrás.
 
 
Raquel Herranz.
Trabajadora Social UDP
Tec.Programas y Proyectos Sociales
Coordinadora  del Voluntariado UDP    
 
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar