Cuando voy al hospital

Dr. Picatoste leyendo un cuento en una habitación de hospital

comunicacion

15 Febrero, 2022

Historias personales

0 comentarios

928 visualizaciones

Me llamo Joserra González y trabajo en Fundación Theodora.

Cuando voy al hospital, soy el Dr. Picatoste.

Entré a trabajar en Fundación Theodora en 2007 y, casi al mismo tiempo, nació el Dr. Picatoste. Todo artista que participa de las visitas de Fundación Theodora crea un personaje ex profeso para esas visitas. Ese personaje tiene el nombre genérico de Doctor Sonrisa y un nombre propio, en mi caso, Dr. Picatoste.

Al principio, creía que yo había creado al Dr. Picatoste. Con el paso de los años, me he dado cuenta de que, de alguna manera, este personaje ya existía dentro de mí y que sólo necesitaba una “puerta” para salir y existir.

Cuando voy al hospital a visitar a niños, niñas y adolescentes, yo le presto mi cuerpo al Dr. Picatoste y él me presta a mí su sabiduría, su desparpajo, su saber estar, su emoción….

Porque el trabajo con niños, niñas y adolescentes hospitalizados es muy peculiar, muy especial, muy único… Y a Joserra le costó un tiempo aprenderlo, pero el Dr. Picatoste lo captó enseguida.

El Dr. Picatoste captó muy pronto la improvisación necesaria al entrar en una habitación; detectar las emociones que subyacían, tanto en adultos como en los propios menores; captó enseguida la autenticidad que se necesita al establecer una interacción con estos niños/as, irradia entusiasmo en sus intervenciones: entusiasmo en el momento, en el juego, en lo que está pasando; trata a todo el mundo por igual y todo el tiempo está buscando la manera de aprender y ser mejor, mejor en el sentido de escuchar, de conocer diferentes realidades, realidades únicas para cada persona que conoce en el hospital y, después, fuera del hospital, compartir conmigo, estos aprendizajes y así, yo, he podido crecer interiormente de manera exponencial.

Por todos estos aprendizajes, gracias a las niñas/os y adolescentes con los que he compartido tantos momentos inolvidables, gracias al personal de los hospitales, con los que tanto he compartido y tanto he aprendido lo que significa cuidar y gracias al Dr. Picatoste por mostrarme el camino.

 

Joserra González,

Dr. Picatoste en Fundación Theodora

 

Compartir

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Comentarios