¿Cómo afectan a las personas con discapacidad las medidas de seguridad para evitar el contagio por coronavirus?

Lourdes y Natalí

13.Abril.2020

Institucional

¡Hola! Somos Lourdes y Natalí, compañeras de Fundación ONCE. Ambas trabajamos en el proyecto CILIFO (Centro Ibérico para la Investigación y Lucha contra Incendios Forestales), aportando nuestros conocimientos sobre atención a la diversidad ante situaciones de emergencia.
 
Actualmente, debido a la crisis internacional que se ha ocasionado por la rápida expansión del coronavirus, nos encontramos en un estado de emergencia social. Esto ha dado lugar a que desde diferentes instituciones se deban aportar con urgencia medidas que buscan frenar la expansión de este virus que ha cambiado todas nuestras rutinas.
 
Nosotras tenemos discapacidades distintas: en el caso de Lourdes es visual y en el de Natalí auditiva. ¡Por eso en ocasiones decimos que somos como la película titulada 'No me chilles que no te veo'! Bromas a un lado, esto nos permite evaluar conjuntamente la accesibilidad de diferentes situaciones con el fin de tratar de amoldarlas a las necesidades de ambas.
 
Ahora que no se habla de otra cosa que no sea el coronavirus, en nuestras conversaciones también es un tema recurrente, aunque tendemos a llevarlo a la experiencia de personas con discapacidad. Esto ha dado lugar a algunas reflexiones, las cuales nos gustaría compartir con vosotros:
 
- Por ejemplo, se aconseja a la población que, si tiene que toser, lo haga sobre la parte interna de su brazo. ¿Sabíais que es justo ahí donde las personas ciegas solemos apoyar nuestra mano cuando necesitamos ser guiadas? Por esto sería mejor tratar de utilizar un pañuelo de papel.
 
- Aunque está en debate, también se aconseja utilizar mascarilla. ¿Sabíais que una persona sorda no puede leer los labios cuando usamos estas mascarillas? Por suerte, alguna persona ingeniosa ya ha pensado en ello y ha diseñado una mascarilla que permite leer los labios. Además, cuando las personas sordas no entienden a quienes tienen la mascarilla puesta y avisan a sus interlocutores de esta dificultad, la gente tiende a retirarla, aunque deban mantener entre ambos una distancia de seguridad mayor.
 
- Se aconseja mantener una separación de dos metros, pero los perros guía que ayudan a las personas ciegas no entienden de distancias. Es decir, ellos guían a sus dueños para que no se tropiecen, aunque no están entrenados para mantener una separación determinada. Por esto, si ves a una persona ciega por la calle, sea con perro o con bastón, sepárate de él para respetar esa distancia. Si ves que necesita ayuda, aunque sea de lejos, pregúntale.
 
- No se puede salir a pasear, pero hay personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental que lo necesitan. También hay personas con discapacidad que deben hacer sus compras con la ayuda de alguien. Por favor, si encuentras a dos personas juntas en la calle, no las abuchees porque puede tratarse de una necesidad perfectamente contemplada en la ley.
 
Al final, en el fondo de estas reflexiones, está la idea de contemplar la diversidad en el diseño de cualquier protocolo, ya que podemos estar perjudicando a alguien. Somos conscientes de que en situaciones en las que hay que tomar decisiones rápido, esto puede pasar, pero debemos hacer todos el esfuerzo de intentarlo.
 
¡Un saludo y ánimo con el confinamiento!
 
Lourdes y Natalí
 
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar