El trabajo más agradecido que jamás he hecho

Cartel en el que se lee: "Día Mundial del Alzhéimer 2020"

21.Septiembre.2020

Historias personales

Soy Miguel y llevo varios años trabajando indirectamente con personas con alzhéimer y durante los últimos, ya de forma directa.

Siempre que me preguntan a qué me dedico y yo comento que trabajo con personas con alzhéimer, de primeras suelen pensar que debido a la naturaleza propia de esta enfermedad, es un trabajo duro, exigente, doloroso. A algunas personas ya las echo de menos, y sé que me pasará con otras. A veces es inevitable que así sea, pero la mayor parte del tiempo es un trabajo reconfortante, seguramente el trabajo más agradecido que jamás he hecho.

Es difícil de explicar con palabras todo lo que uno se puede llegar a reír y el buen clima que siempre hay. Lo que más me sorprende de mi trabajo con ellos, es que siempre estoy aprendiendo; continuamente me enseñan de qué va esto de la vida. Resulta muy gratificante aprender de quienes han construido el mundo que hoy conocemos. Me gusta pensar que los más jóvenes estamos recogiendo el testigo que estas personas nos dan para seguir construyendo un mundo mejor.

Se trata de un ejercicio de responsabilidad, de compromiso con personas. Con ellos he aprendido el significado de la solidaridad, de ayuda, de la necesidad como sociedad de cuidarnos los unos a los otros. Somos una especie, la especie humana, y para mí no hay nada más bonito que procurarnos cuidados en momentos de necesidad, sabiendo además que todos pasaremos por duros momentos y que posiblemente también necesitaremos de ayuda.

Miguel Nuñez Mora,

auxiliar de geriatría

 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar