Investigar, una carrera de fondo

Foto de Laura en el laboratorio

comunicacion

11 Febrero, 2022

Universidad

0 comentarios

698 visualizaciones

Me llamo Laura. Mi interés por la investigación surgió cuando era una niña al ver cómo mi abuelo perdió la memoria hasta el punto de no reconocer a sus familiares. Como la medicina no podía curarle comprendí que se necesitaba investigar mucho más en el funcionamiento del cerebro y decidí intentar dedicarme profesionalmente a ello.

Estudié Bioquímica y Ciencias Biomédicas y me especialicé en neurociencias. Finalmente, tuve la oportunidad de realizar la tesis doctoral en la Unidad de Neuroinmunología del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe de Valencia, estudiando biomarcadores para mejorar el diagnóstico y el pronóstico de la esclerosis múltiple, una enfermedad que afecta a cerebro y médula espinal.

Conseguir acabar un doctorado es suficiente para darse cuenta de que la carrera científica es una carrera de fondo que conlleva sacrificio y mucha dedicación. Debes contar con una motivación sólida para animarte cuando un experimento no sale como esperabas o cuando tienes que retomar todo desde el principio.

A pesar de ello, dedicarse a la ciencia es una forma de vida bonita y gratificante, por lo que tras acabar el doctorado, me planteé continuar investigando. Hoy en día, la mayoría de becas postdoctorales imponen la condición de irse a otro país y cambiar de grupo de trabajo. En mi caso, quería continuar en el grupo donde he crecido profesionalmente y gracias a la beca que me ha concedido Fundación ONCE podré hacerlo.

En concreto, el proyecto planteado consiste en estudiar el papel de un biomarcador de daño neurológico como herramienta para la detección precoz de la demencia en personas con esclerosis múltiple. La demencia puede darse en muchas enfermedades neurológicas y en la mayoría se diagnostica demasiado tarde, lo que supone un empeoramiento de la calidad de vida de quien la padece y de sus familiares.

Aunque sea tarde para curar a mi abuelo, gracias a él empecé este camino y espero ayudar con mi trabajo a otros que se encuentren en una situación similar. Estoy contenta de todavía hoy sentir la ilusión de una niña que quiere dedicarse a la ciencia para hacer este mundo un poco mejor.

Laura Cubas Núñez

Doctora en Neurociencias

 

Compartir

Deja una respuesta

Comentarios