Accesibilidad creativa

Foto en la que aparecen dos personas con dos guantes diferentes hechos a mano

comunicacion

30 Diciembre, 2022

Arte y Cultura

0 comentarios

381 visualizaciones

Hay una parte de la labor de montar una exposición que siempre es muy parecida, el método de trabajo, de investigación y gestión se repite, aunque el resultado de cada una al final sea único. Lo que es realmente diferente en la Bienal de Arte Contemporáneo de Fundación ONCE es el énfasis en la accesibilidad, y no me refiero solo al resultado final, sino a todo el proceso.

Es cierto que los espacios culturales tienen, en términos generales, cada vez más respeto por la accesibilidad, pero habitualmente no deja de ser un añadido posterior al proceso de diseño de la exposición y que ni la altera ni la determina, mientras que aquí es uno de los objetivos fundamentales y nos permite trabajar de otro modo desde el principio.

Decía la artista Panteha Abareshi que no se trata tanto de obligar a que todo sea accesible sino de analizar lo que significa que lo sea o no, es decir, caer en la cuenta de cómo la suma de las decisiones artísticas que llevan a crear una obra de una manera concreta, determina también un tipo de espectador para el que las obras existen. Tomarse la accesibilidad en serio significa considerar la posibilidad de otro espectador distinto, y entender que esa es también una decisión artística, llena de posibilidades creativas, un lugar diferente desde el que pensar.

Por otro lado, eso nos invita a unos modos más colaborativos de trabajo, pues es difícil incluir las percepciones que nacen de otras corporalidades distintas de la propia si no es mediante la colaboración. Y por eso es tan importante contar con artistas con discapacidad y posibilitar la sostenibilidad de su trabajo.

En la misma línea, una de las oportunidades más grandes que proporciona la Bienal es poder asistir, gracias a la labor de los mediadores, al encuentro de esos espectadores con las obras en las visitas guiadas. Estos encuentros con un público heterogéneo, en muchos casos no habitual en exposiciones de arte contemporáneo, que viene porque sabe que va a ser bienvenido y se va a sentir reconocido, son un regalo, y una fuente de información valiosísima para futuras decisiones sobre accesibilidad. 

 

Maite Barrera, comisaria de la Bienal de Arte Contemporáneo de Fundación ONCE 

 

 

 

 

Compartir