Una oportunidad única

Imagen de Ines en el parque de El Retiro

29.Junio.2018

Formación

Soy Ines, con acento en la ‘i’ porque soy croata. Hace tres meses llegué a Madrid después de terminar el postgrado en Traducción Especializada e Interpretación de Conferencia de español, italiano, croata y serbio, en Trieste (Italia).


El doble grado en Lengua y Literatura Española y Lengua y Literatura Italiana lo hice en la Universidad de Zagreb, en la capital de Croacia.

Además, soy una persona de baja visión, pero una de las que nunca se da por vencida, y que le pone obstáculos a su enfermedad visual y no deja que sea al revés. Así, partí con Erasmus de recién graduada para hacer prácticas en Fundación ONCE y completar la lista de países en los que más anhelaba vivir.

El hecho es que muchas veces se me olvida que estoy de erasmus, porque, en realidad, estoy viviendo una verdadera primera experiencia laboral. Y este es el punto clave de Erasmus, tal vez el menos conocido. La oportunidad de acumular experiencia laboral en otro país, y al mismo tiempo, crecer como persona, enriquecerse y ampliar el ‘campo visual’.

Con lo que estoy haciendo en Fundación ONCE, estoy muy satisfecha porque se están cumpliendo mis expectativas. Participo en varios proyectos, al mismo tiempo que hago lo que he estudiado, aprendo y sigo progresando, tanto a nivel profesional, como personal.

Estar de erasmus, siendo persona con discapacidad, no es tan sencillo. Como tampoco me lo ha hecho más fácil el cambiar de ciudad por tercera vez. Pero hay que tener en mente que si no fuera así, nos aburriríamos muchísimo. Y sobre todo, la sensación de haber superado una barrera es de lo más bonito. Lo que ganas, no cabe en todo internet. Por eso, hacerlo, merece la pena.



Ines Hlevnjak, 

de Erasmus en Fundación ONCE  
 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar