Cómo el párkinson me eligió a mí

Imagen de Loli del brazo de un paciente

11.Abril.2019

Historias personales

Era la tercera promoción de logopedas de la Universidad Complutense de Madrid. Corría el año 1995 cuando decidí hacer mis prácticas en uno de los primeros centros que la Asociación Parkinson Madrid tenía en la calle Estrecho de Gibraltar en la capital. 
 
Muy poco se aprendía entonces en la carrera sobre la enfermedad de Parkinson. Me costaba mucho entender a las personas con párkinson cuando hablaban y me frustraba no poder comunicarme de manera adecuada con ellas. A mí me encantaba estudiar las enfermedades neurodegenerativas y el párkinson me terminó eligiendo a mí. Día a día, cada vez que acudía a la Asociación Parkinson Madrid, sentía que cada paciente era un reto con sus particulares síntomas, dificultades y circunstancias familiares. 
 
Cuando acabé la carrera lo tuve claro: quería seguir indagando en el abordaje terapéutico de la enfermedad, buscando nuevas herramientas de rehabilitación, técnicas innovadoras, materiales de utilidad. Quería mejorar la calidad de vida de los enfermos siempre desde la escucha, conectando con cada persona.
 
Han pasado ya 19 años desde entonces y 25 desde que se inauguró la asociación. A pesar de la experiencia, cuando veo por primera vez a un paciente sigo experimentando la misma sensación. Es como si abriera un libro por la primera página descubriendo una vez más que los síntomas que observo hacen único a ese paciente. No hay receta mágica. Tenemos que fabricar a cada persona con párkinson un traje terapéutico a la medida, siempre fomentando su autonomía y la prevención de posibles problemas futuros. 
 
Hoy en día mi reto como asesora terapéutica es hacer sentir en casa a la persona afectada y a sus familiares, ofreciéndoles cualquier tipo de ayuda: social, emocional, terapéutica, personal… Es lo que más me gusta de mi trabajo: saber que les puedo ayudar.
 
Mª Dolores Ruiz Sánchez-Molina,
logopeda de la Asociación Parkinson Madrid
 
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar