9 de mayo: Día de Europa: un motivo de celebración

Imagen de un globo aerostático con el logo de la Unión Europea

09.Mayo.2019

Internacional

Cinco años y un día después de que terminara en Europa el mayor conflicto mundial que ha conocido hasta ahora nuestra historia y con las heridas aun cicatrizando, el entonces ministro francés de Asuntos Exteriores, Robert Schuman, pronunciando el 9 de mayo de 1950 la Declaración que lleva su nombre, puso la primera piedra a lo que constituye hoy el edificio común europeo y la más larga etapa de paz y prosperidad que nuestro sabio, que no viejo continente, ha conocido y que dura ya 62 años. 
 
En ella propuso someter a una Alta Autoridad Común la producción franco-alemana del carbón y del acero, en una organización abierta a los demás países de Europa, como primera etapa de la federación europea que, en sus propias palabras “cambiará el destino de esas regiones, que durante tanto tiempo se han dedicado a la fabricación de armas, de las que ellas mismas han sido las primeras víctimas”. 
 
Nacía así la primera de las Comunidades Europeas, que años más tarde se convertiría en la Comunidad Económica Europea, con la firma de los Tratados de Roma. Desde aquel proyecto inicial, formado por seis Estados (Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo), hasta los 28 que integramos la Unión en nuestros días, hemos superado juntos diversos acontecimientos y hemos avanzado con paso firme hacia la Europa social y de libertades que hoy conocemos. 
 
La Unión Europea afronta hoy varios retos; el Brexit, una eficaz lucha contra el terrorismo, el envejecimiento de la población, el medioambiente, practicar una política digna de acogida a los refugiados, atender a las personas más vulnerables o con mayor riesgo de exclusión social y lograr la plena igualdad. Por ello precisa reinventarse, no puede quedarse anclada en el pasado. Somos los ciudadanos y ciudadanas que la integramos quienes con nuestro voto el próximo 26 de mayo a las elecciones al Parlamento Europeo debemos decidir la Europa que queremos. Un paso atrás sería un fracaso y no deberíamos esperar a perder lo que con tanto esfuerzo hemos logrado, para valorar lo que teníamos. 
 
Desde Fundación ONCE somos muy conscientes del enorme valor que significa formar parte de la Unión Europea, de la que nos sentimos sus aliados desde hace 19 años. Una alianza con la que hemos podido contribuir a que más de 300.000 personas con Discapacidad hayan tenido una oportunidad de mejorar sus vidas teniendo una formación y un empleo. 
 
Vivimos en un espacio común de prosperidad, de derechos, de principios, de riqueza idiomática e histórica. Compartimos unos valores comunes, hemos alcanzado cotas de libertad y autonomía inimaginables en otras regiones del planeta, donde gestos y actividades tan cotidianos hoy en día para nosotros como pueden ser viajar sin fronteras ni barreras, estudiar o trabajar en otro país como si fuera el nuestro, eran algo inimaginable. 
 
Por eso en este 9 de mayo, celebremos al son de la Oda a la Alegría, el Himno de Europa, que la UE sigue siendo sin duda la más hermosa idea del ser humano puesta al servicio de la paz. 
 
 
Maria Tussy-Flores,
jefa de la Unidad de Programas Europeos 
de Fundación ONCE
 
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar