Vivo con parálisis cerebral

Imagen en la que se lee: día mundial de la parálisis cerebral

06.Octubre.2019

Historias personales

Soy Lidia Lorente, una mujer con un 68% de discapacidad. Cuando nací, hace 30 años, tragué líquido anmiotico y con un año y medio empecé a asistir al Centro de Educación Especial de APACE Toledo porque necesitaba tratamiento por mi discapacidad física y psíquica.
 
Fui a parvulitos a un colegio con niños y niñas que me trataban bien. Después hice el graduado escolar, también en un colegio ordinario con apoyo técnico (PCPI) pero ahí no me trataban bien: mis compañeros se burlaban de mí, me tiraban bolitas, ponían chinchetas y me escondían las cosas cuando iba al recreo, lo pasé muy mal.
 
Después empecé con el Club deportivo de APACE a hacer natación, luego me cambié a atletismo. Mi primer entrenador fue Óscar, con el que fui a los mundiales.
 
En 2019 fui al campeonato de Castilla la Mancha, me eliminaron por superar las marcas establecidas, no supe llevarlo bien y me cabreé, entonces no entendía por qué me habían eliminado. Dejé de ir a APACE, porque no podía con todo.
 
Desde que empecé con el deporte, siempre era la única mujer que iba a los campeonatos de atletismo y me sentía sola, no tenía intimidad y tenía que dormir en la misma habitación con chicos.
 
En 2010 fui campeona de 100 y 200 metros en el Campeonato de España, en 2011 fui a los mundiales de Nueva Zelanda, donde quedé en las posiciones 11 y 12. El cambio de hora me afectó mucho, había gente con parálisis cerebral de todo el mundo, pero de España yo era la única chica. En 2012 fui a Ámsterdam, y como anteriormente yo era la única chica del equipo de España.
 
Cuando fui creciendo, siempre salía con mis padres y sus amigos y sin embargo mis hermanas salían con sus grupos de amigos y a mí me daba envidia, ya que yo también quería tener amigas y poder salir con ellos sin ir acompañada siempre de mis padres.
 
En 2014 volví a APACE Toledo, al centro ocupacional, al taller de cerámica y a los tratamientos de apoyo (apoyo educativo, fisioterapia, terapia ocupacional…). 
 
En cuanto a la formación, he hecho cursos con APACE y he tenido algunas experiencias laborales. Estuve en un taller de empleo del ayuntamiento de Toledo, pero como siempre había una compañera que se burlaba de mi; no me caía nada bien. También me he presentado tres veces a las oposiciones de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha. Sigo entrenando y compitiendo a nivel regional y nacional pero ya no entreno tantas horas como lo hacía hace años.
 
Cuando estoy hablando con alguien, sobre todo con gente que no me conoce y no sabe que tengo parálisis cerebral, me miran porque tengo dificultades para hablar y ponen caras raras porque no me entienden.
 
No me veo para ser pareja con un chico sin discapacidad, me ven como un bichito raro. 
 
Tengo pareja desde hace más de un año. Muchas veces quiero salir a dar una vuelta con él y ni mis padres ni los suyos nos dejan. 
 
En mi último trabajo en 2019 no se portaron del todo bien conmigo, porque no me pusieron las adaptaciones que necesitaba para desempeñar mi labor de manera adecuada y me dejaban sola sin darme apoyo. Luego me pusieron con una compañera que me ayudaba y yo a ella y ya finalicé las prácticas bien.
 
Lidia Lorente
 
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar