Una experiencia de vida

Imagen del interior del colegio del Niño Jesús donde se ve a un alumno y una profesora

15.Febrero.2020

Historias personales

Con estas palabras queremos compartir nuestra experiencia de trabajo diario con niños y adolescentes oncológicos en el Colegio del Hospital del Niño Jesús de Madrid. 
 
Nuestra labor consiste en ofrecer apoyo pedagógico al alumnado enfermo de forma individualizada (atendemos a niños y adolescentes con edades comprendidas entre los tres y los dieciocho años) teniendo en cuenta tanto su estado de salud como sus necesidades educativas específicas.
 
Para estos alumnos el colegio supone una vía de escape a la monotonía en la que se ven envueltos, pues como niños que son agradecen que su vida continúe con normalidad: necesitan seguir con sus estudios, sus juegos, sus charlas, sus risas… En este sentido, el colegio constituye un elemento normalizador de su vida, ya que les aporta la sensación de continuar con su vida de siempre. 
 
Asimismo, el aula se presenta como un espacio seguro, lugar en el que además de aprender y no perder el curso, es el escenario principal donde desarrollar la vida social dentro del hospital, donde conocer a otros niños, relacionarse y crear vínculos que perdurarán toda la vida. Día a día nos muestran su entusiasmo por vivir. A veces, basta con observar una conversación entre iguales para sentir la alegría de su adolescencia o niñez. 
 
Por todo ello, cada día es un reto donde compartimos vivencias, ilusiones, preocupaciones y planes de futuro. Gracias a ellos aprendemos que esta dura enfermedad les hace fuertes, maduros y con un mayor entusiasmo por las cosas que son verdaderamente importantes.
 
 
Noelia Domínguez Heredia, Carmen García Díaz, 
Pilar Moreno Cañizares y Eva Velasco González, 
profesoras del CPEE Hospital del Niño Jesús
 
 
 
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar