Visión Asperger sobre la pandemia COVID-19

Imagen de una calle vacía

18.Febrero.2021

Movimiento asociativo

Mi nombre es Daniel. Tengo 22 años y soy de Lanzarote. Soy un chico con Asperger. Eso dicen.

 

Soy muy feliz, pero no me gusta la pandemia. No me gusta ponerme la mascarilla, pero mis padres dicen que es necesaria para cuidar mi salud. Yo les digo que por qué me la tengo que poner, que hay gente que no se la pone o que la lleva bajada. Además, tengo un certificado para no tener que llevarla. Pero mis padres insisten y dicen: "Es por salud; por la tuya y la de los demás. Tendrás que adaptarte a esto y a muchas cosas más en la vida". En fin, si hay que hacerlo, me aguantaré.

 

Les pregunto cuánto tiempo tengo que hacerlo y me dicen que todavía me queda mili. “¿Mili?”, les digo, “ah, no, yo no pienso hacer la mili". Durante la cuarentena salían los militares todos los días en la tele. Mi madre decía que teníamos la casa llena de militares, ja,ja. No me dejaban salir a la calle, pero a los perros sí.

En casa no me aburrí porque hacía mis carteles, mis diseños y hablaba con los chicos de la Asociación Asperger Islas Canarias (ASPERCAN) de toda Canarias por videollamada. También me asomaba por la ventana y veía a los perros pasar por la calle. Yo creo que los perros estaban hartos de tanto salir.

Luego dijeron en la tele que sí nos dejaban salir, pero que nos pusiéramos un lazo azul. ¿Por qué? Ya no me apetecía salir. Mi padre me sacó a pasear dos o tres veces en el coche. No había nadie en la calle y estaba todo cerrado. Mis padres decían que nos podía parar la policía y que había que ir preparado. Mi madre decía que si al dueño de un perro no le exigían nada, por qué a mí me ponían tantos problemas.

De la pandemia, no me gusta que me hayan dejado sin mis prácticas después de estar cuatro años estudiando un módulo de grabación de datos. No he podido ir a una empresa a trabajar. Ahora me encargo de hacer diseños para las actividades de ASPERCAN. A mí no me dejan seguir estudiando porque no acabé la ESO, pero estoy preparando un examen de acceso para grado medio.

La semana pasada, ASPERCAN me dio la oportunidad de hacer mi primer discurso en público con motivo de un premio de la Fundación Cepsa. Todos me felicitaron y yo les di las gracias. Todos me animan y me felicitan en todo lo que hago.

Me gusta viajar, conocer sitios nuevos, ir a la tele, hacer videollamadas, conocer a gente famosa. Mis padres dicen que están asombrados con todo lo que hago, que a lo mejor se han pasado estimulándome. Me animan a seguir porque hay muchas personas como yo que necesitan descubrir sus capacidades.

La pandemia sigue, pero yo también.

 

Daniel, joven con Asperger  

 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión para comentar