‘Gracias a ti’, una historia de San Valentín

Foto de familia de la entrega de los cheques solidarios en la última ceremonia de 'Gracias a ti'

comunicacion

25 Febrero, 2022

Voluntariado

0 comentarios

582 visualizaciones

Siempre recordaré cómo conocí ‘Gracias a Ti’. Fue en febrero de 2017, a raíz de un cambio en mi puesto de trabajo. Una de mis nuevas compañeras me preguntó si quería participar en el programa ‘Gracias a Ti’ de nómina solidaria. “¿Nómina solidaria?”, pregunté (este programa aún no se había implantado en mi anterior empresa), “¿Qué es la nómina solidaria?”.

“Te detraen unos euros de la nómina cada mes…”, me respondieron. Al instante se activaron las alarmas en mi cabeza, ¿quién se presta a que le quiten dinero todos los meses? Empecé a pensar si no sería aquello una novatada para amenizar mi llegada a la organización, pero la explicación continuó. “… que se destinan a causas solidarias, mira el correo que han enviado”.

Al leer ese correo todo fue cobrando sentido. Se mencionaban los proyectos elegidos para recibir los fondos, proyectos dirigidos a todo tipo de colectivos; personas sin hogar, mayores, con enfermedades raras…

La siguiente pregunta que me vino a la mente fue: “¿Cómo es que no he oído hablar de esto antes?” ‘Gracias a Ti’ había captado mi atención y rápidamente me enrolé a favor de la causa.

La idea de participar en iniciativas solidarias siempre me había interesado, pero lo había ido postergando por los típicos recelos: si esta entidad será de fiar, cómo hago para ponerme en contacto, a ver si después me van a pedir más… En suma, toda la batería de cuestiones que en algún momento nos hemos planteado la mayoría.

Participar en ‘Gracias a Ti’ elimina cualquier tipo de duda. Los proyectos, propuestos por los compañeros/as son contrastados por un equipo de Fundación ONCE para verificar que cumplen los requisitos necesarios. Colaborar es sencillo y, además, puedes modular la aportación y te envían el certificado para el IRPF. Mejor imposible.

La guinda del pastel fue asistir al evento de la entrega de cheques y escuchar a las entidades beneficiarias. Algunas eran de pequeño tamaño y con pocos recursos, pero todas hacían auténticos milagros a diario. Las vivencias que compartieron me hicieron cambiar la perspectiva del Programa ‘Gracias a Ti’. Realmente no es “gracias a ti por colaborar conmigo”, sino “gracias a ti por permitirme colaborar en eso tan maravilloso que haces”.

En honor a San Valentín, que celebramos hace unos días, resumiría esta historia diciendo que empezó como un flechazo y que se ha convertido en uno de los grandes amores de mi vida. Un amor nada celoso y que me encanta compartir.

 

Ginés Ruiz

 

Compartir

Entradas relacionadas

Deja una respuesta