El Jardín de Paloma

Paloma, rodeada de plantas

comunicacion

04 Agosto, 2022

Empleo

0 comentarios

354 visualizaciones

Me llamo Paloma y estoy ubicada en un entorno rural privilegiado de la zona del Oriente asturiano.

Mi empresa, ‘El Jardín de Paloma’, es una ‘e-commerce’ especializada en la venta de suculentas y cactus, por lo que trabajo a través de página web y redes sociales como Facebook e Instagram, donde sumo unos 6.000 seguidores.

Para los profanos, Asturias y cactus parece una mezcla arriesgada. Sin embargo, con los cuidados adecuados es un sitio perfecto. Como coleccionista que soy desde hace unos seis años, mi idea de negocio a principios de 2019 surgió de la necesidad y carencia de este tipo de plantas en prácticamente todo el norte de España.

Al tener que dejar mi anterior trabajo por problemas de salud, entre ellos de visión, me vi obligada a reciclarme profesionalmente y en varias asociaciones para personas con discapacidad me animaron a emprender, por ser un proyecto atractivo, diferente y demandado.

De la mano de Fundación ONCE hice los cursos y tutorías pertinentes para completar así mi formación y poder acceder a las subvenciones vigentes en 2019, siendo mi proyecto uno de los siete elegidos de Asturias por el Fondo Social Europeo por su carácter innovador.

Opino que la base de mi éxito es que me apasiona mi trabajo y aunque tengo ciertas limitaciones físicas, el poder trabajar desde casa y marcarme mis tiempos me facilita mucho la labor. Vendo unas plantas muy exclusivas y ofrezco un trato personalizado que junto a un embalaje y empaquetado muy cuidado hace que mi empresa sea considerada por los coleccionistas como una de las más recomendables de España.

Y ¿qué duda cabe...? las suculentas están de moda! El auge de éstas plantas creció a raíz del confinamiento, por tanto, la competencia también. Y quizás sea este el mayor problema con el que me estoy encontrando y aunque ‘El Jardín de Paloma’ llegó primero, es inevitable que salgan los imitadores.

Esto hace que me intente superar cada día un poco más y que seleccione y busque proveedores en otros países, sobre todo asiáticos, para poder ofrecer a mis clientes un tipo de suculenta muy exclusiva y difícil de encontrar.

Por todo ello, independientemente de las dificultades, la valoración de mi proyecto es maravillosa y puedo decir con orgullo que he conseguido hacer de mi pasión, mi trabajo.

Paloma García Díaz

 

Compartir