Un deseo hecho realidad

Foto de Elisabeth apoyada en una barandilla con el Támesis al fondo

comunicacion

28 Noviembre, 2023

Formación

0 comentarios

777 visualizaciones

Me aventuré a vivir esta experiencia por las películas en las que había intercambios y los alumnos podían ir a otros países y vivir otras culturas. Y al ser técnico de laboratorio y gustarme la investigación necesitaba mejorar mi inglés. Además, no había pasado un buen año y decidí que era el mejor momento para hacer un cambio de aires.

Mi objetivo era ir a Londres, así que investigué por mi cuenta academia por un lado y alojamiento por otro, porque si buscaba en las agencias se salían del presupuesto y Londres es sumamente caro. Solicité una beca de Fundación ONCE. Tardan un poco en concedértela y un poco más en hacer el pago, por lo que tienes que tener ahorrado si tu viaje es en poco tiempo para que lo gestiones, ¡pero la beca llega! Lo digo de este modo porque pensaba que era algo irreal y que yo no lo iba a poder hacer jamás.

Me gustaba ir a la academia cada día con la profesora, que fue excepcional, e incluso tuve una mejor amiga durante el viaje de Francia. Conocí muchas culturas y practiqué mi inglés en un voluntariado en un hostal, al ir de compras, cuando me fui a inscribir al gimnasio y me explicaron el funcionamiento de las máquinas, cuando viajaba en Metro y escuchaba la megafonía y cuando tenía alguna cita también. El penúltimo día me atreví a ver un musical y me sorprendí porque pude entender el 85% de las cosas y fue la mejor despedida. Os contaría todo en profundidad, pero tengo que resumir.

Tengo una discapacidad psíquica y me llevan en un CRPS (Centro de Rehabilitación Psico-social); desde allí me apoyaron con sesiones con mi psicóloga por videollamada y llamadas y esto me ayudó mucho y siempre estuve en contacto con mi familia.

Pude demostrarme mi valía y los recursos tan grandes que tenía para gestionar situaciones diversas. Me sentí muy orgullosa de mí por obtener un buen nivel de inglés. Aunque tuve que adelantar 2 semanas mi regreso por temas de estudios en Madrid, no hubo problemas ni por parte de la academia ni por Fundación ONCE y pude estar en Londres por dos meses y medio.

A las personas que se lo están planteando les animo a embarcarse en esta aventura y a que aprovechen al máximo la experiencia. Que no se sientan intimidadas, ya que en cualquier parte del mundo todos somos personas.

Y a nivel profesional, esta experiencia puede dar un empujón, tanto a la hora de enfrentarte a entrevistas en inglés como para mejorar la lectura de textos y el uso de la lengua en el día a día si fuera necesario. ¡Pierdes el miedo! Y a veces es lo más necesario para desbloquearte e ir al siguiente nivel.

A. Elizabeth Sena

 

 

 

Compartir