La política es para todos

Imagen de Federico Pozuelo sentado ante un micrófono

21.Noviembre.2019

Movimiento asociativo

Hola a todos. Me llamo Federico, tengo 43 años y espina bífida. Desde su creación, hace ya bastantes años, formo parte de la Asociación de Espina Bífida de Albacete (AEBA), que fundaron mis padres y otras familias. A día de hoy, soy su presidente.  Esta entidad está integrada en la Federación Española de Asociaciones de Espina Bífida e Hidrocefalia (FEBHI).
 
Siempre he tenido muy claro que tenía una discapacidad. Y desde pequeño, he visto que mi familia hacía todo lo posible para que yo pudiera desarrollar al máximo mis capacidades (para estudiar en un colegio ordinario y seguir el ritmo, desenvolverme en casa y en la calle...).
 
Ya un poco más crecido, sobre los 16 años, tocaba aprender cosas fuera de casa o el instituto. Para hacerme más consciente de mi discapacidad, de que no era el único que la tenía y de mis posibilidades de autonomía, fui a congresos de Espina Bífida desde muy joven. Fue muy importante, porque pude conocer a otras personas con mi misma situación y aprender de ellas. Casi sin querer, asimilas estrategias para llevar a cabo, de manera autónoma, las actividades básicas de la vida diaria. Aprendes a afrontar las dificultades, que, en mayor o menor medida, sin duda tenemos todos. Y con eso también socializas y creces. Y paralelamente a estar en el colegio o instituto te das cuenta de que te gustan algunas cosas más. 
 
Siempre me ha interesado la política y en cuanto tuve ocasión quise dar un paso adelante y apuntarme a un partido político.  Entrar me permitió conocer muchos sitios de mi ciudad: los barrios y a muchas personas. También ha potenciado mi autonomía personal, ya que cada vez más he intentado (y conseguido) ir a esos sitios por mí mismo. Y también he viajado en diferentes ocasiones solo, para asistir a reuniones.
 
Sin duda eso me ha hecho crecer como persona. Y con todo eso, he podido desarrollar una carrera política como concejal en Albacete y estar presente en listas electorales de ámbito nacional e incluso europeo.  
 
Y la autonomía personal no solo implica viajar, un tema más bien físico y de movilidad. También afecta a aspectos psicológicos y emocionales: mayor capacidad de autoconocimiento, desarrollar la autoestima y tomar decisiones. También desenvolverte en diferentes espacios sociales e interactuar con personas adultas y alejadas del mundo de la discapacidad. 
 
Por tanto, la política, como otras muchas actividades de la vida, puede ser desarrollada por personas con espina bífida, si nos preparamos para ello, y con ello podemos demostrar hasta donde podemos llegar. 
 
Con todo esto quiero dejar claro, ahora que se acerca el 21 de noviembre, Día Nacional de la Espina Bífida, que, por suerte, hoy las personas con espina bífida tenemos nuestro sitio en la sociedad en muchos y diferentes sectores. Solo necesitamos de un entorno que nos dé oportunidades y los apoyos precisos como consecuencia de nuestra discapacidad.
 
 
Federico Pozuelo Vidal,
presidente de AEBA y exconcejal en Albacete 
 
Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar