Gente increíble

Foto de Inmaculada y Elisa, la voluntaria de Fundación ONCE que hace sus acompañamientos

01.Octubre.2020

Voluntariado

Mi nombre es Inmaculada y voy a contar cómo conocí a Fundación ONCE. Fue por medio de la trabajadora social de la Fundación de Esclerosis Múltiple, que me ayudó a contactar con su Servicio de Voluntariado.

Allí solicité ayuda, debido a que me encontraba en un momento muy delicado, ya que en pleno Estado de Alarma tenía que hacer un tratamiento de la enfermedad que implicaba muchas visitas médicas y no disponía de ayuda cercana.

De esta forma, no sólo pude acudir a todas las citas y tratamientos médicos, sino que también pude conocer gente increíble que estuvo a mi lado en todo momento, brindándome todo su carisma y apoyo incondicional.

El apoyo recibido de Fundación Once ha sido una experiencia fundamental en mi vida. El cariño con el que me han tratado me ha ayudado en pleno Estado de Alarma y no tengo palabras para darles las gracias. Sé que siempre puedo contar con ellos. Sobre todo, con la gran compañía de los voluntarios.

El papel de los voluntarios fue para mí muy importante, ya que con su apoyo, cariño y comprensión hicieron que me fuera mucho más fácil atravesar la situación.

Todo esto me sirvió para darme cuenta de que hay personas buenas y maravillosas. Día tras día han estado apoyándome durante los momentos bajos y duros que he tenido. Cuando he llorado, me han dado un beso, un abrazo y hasta me han hecho reír.

De todo corazón, no sabré nunca cómo pagar al equipo y a los voluntarios de Fundación once, quienes me han brindado su tiempo para cuidarme y acompañarme durante mi tratamiento.

 

Inmaculada, beneficiaria de acompañamientos individuales

de la Unidad de Voluntariado y Acciones Solidarias

de Fundación ONCE

 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar