Ictus, una enfermedad altamente prevenible y tratable

Logotipo de la Fundación Freno al Ictus en el que se ve la imagen de una cabeza y se lee

comunicacion

28 Octubre, 2022

Movimiento asociativo

0 comentarios

477 visualizaciones

Me gustaría comenzar este post poniendo en situación al lector y por qué no, asustando. El ictus es una enfermedad que limita la llegada de sangre al cerebro provocando el consiguiente daño neuronal, pudiendo traducirse en secuelas físicas, cognitivas o conductuales.

En nuestro país hay 120.000 casos anuales, el ICTUS es la primera causa de muerte en la mujer y provoca cinco veces más episodios de mortalidad que el cáncer de mama, ¿por cierto lo conocías? La mayoría de la gente tampoco.

También los fallecimientos por esta causa representan 17 veces más que las muertes provocadas por accidente de tráfico y una de cada seis personas a nivel mundial tendrá un ictus a lo largo de su vida. ¿Todavía crees que es una enfermedad que no te afecta?

Además, el ictus es una enfermedad, que, como otras te puede matar, pero que si no te mata lo habitual es que genere algún tipo de secuela, discapacitante, impeditiva e incluso dependiente; el ictus es la primera causa mundial de discapacidad adquirida en el adulto, con el consiguiente impacto personal, familiar y social que tiene ser un paciente de ictus.

Una vez que tengo tu atención, voy a empezar con las buenas noticias, el ictus es una enfermedad altamente prevenible; el 90% de los ictus son debidos a factores modificables ligados a estilos de vida poco saludables, es decir factores que podemos corregir y cambiar con hábitos como huir del sedentarismo, hacer dieta sana y equilibrada, eliminar el tabaco y el alcohol, realizar ciertas revisiones médicas periódicas para detectar problemas de corazón e hipertensión y tomarse la vida con más calma Con esto estaremos en mejor situación para evitar tener un ictus.

Por fortuna la ciencia ha avanzado mucho en estos últimos años y gracias a la rehabilitación temprana se consigue recuperar alguna de las capacidades que el daño cerebral provocó; es decir, es también una enfermedad altamente tratable.

De todas formas, el mejor ictus es primero el que no ocurre y el segundo es aquel que no deja secuelas y hay que conocer la importancia que el tiempo tiene ante esta enfermedad. Para ello es importante que la población sepa identificar y actuar en caso de que se detecten señales de alarma a su alrededor:

1 - Parálisis y debilidad facial (pedir a una persona que sonría)

2 - Problemas de fuerza en un lado del cuerpo (pedir a una persona que levante los brazos)

3 - Problemas del lenguaje (pedir una respuesta a una pregunta sencilla).

Si ante cualquiera de estos controles notamos algo raro, que algo no es normal hay que actuar: lo siguiente es llamar a los servicios de emergencia (112) y activar el protocolo ‘código ictus’, al hospital no se va, al hospital te llevan y te llevan los servicios de emergencia porque todos los hospitales no están preparados para atender un ictus y los que están preparados no están siempre de guardia. El 112 es el único sitio donde saben cuál es el hospital adecuado en cada momento.

Por este motivo, para acelerar la cadena de atención aguda ante un ictus, desde la Fundación Freno al ICTUS hemos creado el programa ‘Espacio cerebroprotegido’, lugares donde una persona que esté continuamente en contacto con otras personas (compañeros, clientes, entorno personal) esté preparada y formada para identificar los síntomas de un #ictus, estabilizar al afectado y dar la voz de alarma siendo nosotros los primeros en activar el ‘código ictus’. En esta línea ya estamos trabajando con el Grupo Social ONCE para sumarle a esta cadena de supervivencia.

Como ves puedes hacer mucho para reducir el impacto del ictus en la sociedad, ayúdanos a ayudar, por ti, por los tuyos, #frenoalictus.

Julio Agredano Lozano

presidente de la

Fundación Freno al ICTUS.

 

 

Compartir

Entradas relacionadas